Blog

Cómo colocar tu escritorio para obtener la máxima productividad

Seleccionar el escritorio adecuado para tu oficina ya es bastante difícil, tienes que elegir entre diferentes colores, texturas y formas, pero, ¿has pensado de qué manera colocarlo?

Cada dirección que escojas, ya sea hacia la puerta, la ventana o la pared, tiene sus pros y sus contras. Aunque algunos dicen lo contrario, no existe una única respuesta correcta para todos a la hora de determinar la ubicación del escritorio en una oficina. A veces, las limitaciones de espacio dictan la cantidad de tus opciones, pero si tienes el pequeño lujo de elegir la posición que desees, definitivamente debes aprovecharlo.

Empresas importantes en la colocación de puertas y ventanas como Aberturas Leo nos dieron su opinión luego de participar en innumerables proyectos de remodelación de hogares u oficinas. Aseguran que es importante considerar tus hábitos de trabajo, distracciones y cómo te imaginas trabajando de manera más efectiva. Echa un vistazo a los beneficios y desventajas de cada dirección de tu escritorio, piensa en cual te haría más productivo y luego selecciona la que mejor se adapte a ti.

Lejos de las distracciones visuales

Para algunos, tener su escritorio frente a la pared es la dirección preferida, ya que limita más las distracciones al evitar mirar por la ventana o ver a la gente pasar por la puerta. Dicho esto, puede dar la sensación de estar aislado del resto de la habitación. Dependiendo del tamaño de tu oficina, mirar hacia la pared podría confinarte a un rincón pequeño que te provoque claustrofobia. Una forma de solucionar este problema, si el espacio lo permite, es colocar su escritorio en el centro de la habitación, pero mirando hacia la pared.

Disfruta de la vista y siéntete menos restringido

Si no puede soportar la idea de mirar el mismo escenario casi todas las horas de la jornada laboral, es posible que desees colocar tu escritorio frente a una ventana.  La vista cambiante fuera de la ventana puede resultar inspiradora, o al menos ayudar a tu cerebro a tomar un descanso entre tareas. La entrada de luz solar puede ayudarte a mantener un estado de ánimo positivo, incluso en los meses más nublados.

Si te preocupan las distracciones, coloca tu escritorio hacia la pared, pero con la ventana a un lado. Esta opción suele ser el término medio perfecto y una opción popular para la mayoría de las personas.

Con vista a la puerta

Si no te distraes fácilmente con tus amistades en tu oficina, o si eres responsable de supervisar personal, es posible que desees considerar colocar tu escritorio de modo que quede frente a la puerta o entrada. Esta ubicación permite a tus compañeros de trabajo medir instantáneamente qué tan ocupado estás para que puedan entrar y salir fácilmente sin preocuparse por interrumpir una llamada telefónica.

Otra opción muy usada, es asegurarse de tener puertas de calidad que eviten que el ruido y las distracciones del exterior perturben la labor dentro de la oficina (puedes verlas acá: https://www.aberturasleo.com.ar/Puertas.html) de esta manera puedes conservar la posición frente a la entrada sin el riesgo de perder el tiempo por la pérdida de concentración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *