Blog

Mantenete hidratado en tus salidas en bicicleta

Quienes gustan de andar en bicicleta saber que se trata de uno de los ejercicios más completos que se pueden hacer. Dependiendo del lugar donde vivas, puede hacerse en calles empinadas, regulares, en rutas o incluso montañas. El sólo hecho de poder pedalear desde un punto a otro hace que estas experiencias puedan ser enriquecedoras como ninguna otra. Sin embargo, el hecho de estar pedaleando durante horas significa que nuestro cuerpo va a deshidratarse, por lo cual es súmamente necesario contar con suficiente agua para poder recomponer lo perdido. Sin embargo, no siempre se requiere la misma cantidad de agua.

Eso va a variar dependiendo del tipo de viaje que estemos por hacer; si se trata de trayectos cortos, con una botella vamos a contar con la suficiente cantidad de líquido para poder recuperar de agua que perdió nuestro cuerpo. Pero, de tratarse de una travesía mucho más larga, de esas que pueden durar varias horas o muchos días, es muy necesario contar con cantidades mucho más grandes.

También es importante aclarar que hay más de una manera de recomponer el líquido que se pierde en una salida. Si bien el agua, tal como se puede servir desde un dispenser de Vitalis, cumple con esa función, hay personas que prefieren algunas de las bebidas isotónicas que se encuentran en el mercado. La ventaja de estas bebidas es que cuentan con ingredientes esenciales que ayudan a recuperar más que el agua perdida. Una persona que sale durante horas tiene pérdida de potasio y de hidratos, los cuáles pueden ser recuperados con facilidad mediante ese producto.

Y, ahora que ya sabemos cuáles son las opciones de bebidas para poder hidratarse, ¿cuáles son las maneras que tengo para llevarla encima para poder acceder a ella con facilidad? Estas son algunas de las opciones que suelen utilizar más los ciclistas:

Botella

Ya sea el envase en el cual compré el agua o la versión térmica, la botella es probablemente la opción más simple para poder llevar agua o bebidas isotónicas. Dependiendo de la cantidad de recorrido que vaya a hacer, más grande debería ser la botella que tengo que cargar. Probablemente, la mayor ventaja que tenga esta forma es que puede entrar en una mochila, morral o en lo que se lleve encima.

Bolsa de agua

En esto caso, se tratan de una bolsa sellada herméticamente con la posibilidad de llevar una gran cantidad de líquido. Está pensada para aquellas personas que están haciendo una travesía larga, probablemente de varios días, y no cuentan con la posibilidad de acceder a una canilla o a un dispenser de agua (como los que se pueden ver más haciendo click. 

Mochilas de hidratación

El ciclista de montaña sabe que se va a encontrar en un paraje alejado de la ciudad. También sabe que va a necesitar mucho líquido, debido a que el esfuerzo que está haciendo en moverse por terrenos irregulares suele ser bastante.

Para eso, puede contar con una mochila de hidratación, que básicamente es lo que su nombre dice (en algunos casos, se trata de una riñonera). Cuenta con una bombilla que permite a la persona tomar de a sorbos sin necesitar detener la marcha que está teniendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *