Blog

¿Home office? Hacé que tu espacio sea más productivo

De acuerdo a una encuesta de la IAE Business School de la Universidad Austral, el 42 por ciento de las compañías consultadas implementaron el sistema home office para más de la mitad de sus empleados, como consecuencia de la pandemia.

Además, el 65% de las empresas que fueron abordadas manifestaron que nunca antes habían tenido a sus trabajadores desempeñando sus obligaciones laborales en forma remota. La urgente necesidad de continuar con las actividades empujó a gran cantidad de firmas a comenzar o -si ya lo hacían- incrementar las opciones para poder completar los trabajos desde el hogar.

La tecnología en general, las redes informáticas, las conexión a internet y los dispositivos masivos facilitan este camino, brindando el marco casi óptimo para lograr cumplir con los requisitos a través de herramientas que están relativamente al alcance de la mano de cualquier hombre o mujer en la vida moderna.

Sin embargo, lo inesperado del cambio y la puesta en marcha de transformaciones radicales en poco tiempo, no ha dado la misma oportunidad de adaptación a esta nueva rutina, tanto para los empleados como para los empleadores. No es fácil adaptarse al cambio de hábitos. Trabajar desde el hogar supone un entretenimiento y una disciplina que no todos estaban listos para poner en práctica.

Ordenar la propia rutina hogareña se volvió aún más complicada en el actual contexto. Debido a que se han sumado más responsabilidades para realizar desde la casa, como pueden ser las tareas de limpieza, las compras de productos o el cuidado de los hijos. 

En Universo Garden Angels, una empresa especializada en cosmética emocional, aseguran que la forma en la que ordenamos y cuidamos nuestro hogar influye en nuestras emociones; y por ende, en el resultado de las actividades o acciones que realizamos.

Cuando la concentración se hace difícil, los recursos tecnológicos son escasos o estamos ansiosos es altamente probable que algunos objetivos de trabajo no se cumplan de la forma que esperamos.

De la misma manera, podemos tornar estos factores a nuestro favor. Esto quiere decir que procurar un ambiente agradable, ameno, impíos y administrado prolijamente también puede colaborar en un sentido positivo.

Un aromatizador cerca del área que hemos destinado para nuestra tarea, que ayude a controlar otros olores desagradables es una idea en esta línea (conoce más sobre estas propuestas en páginas especializadas).

Asimismo, organizar los espacios del hogar procurando separar el destinado para las tareas laborales de otras labores hogareñas es otro tip que puede ayudar en el mismo sentido. Guardar herramientas y recursos que pueden ser necesarios para la realización de la tarea, como puede ser hojas, marcadores, auriculares y otros elementos que se requieren en la oficina, en forma centralizada para disponer sin demoras de ellos suma tranquilidad.

En relación a la actitud personal, vestirse con ropa cómoda pero no demasiado informal es otro consejo de oro. Relajarse demasiado en la presentación personal, puede llevar a que terminemos trabajando en pijamas, una mala idea desde el punto de vista de la concentración. Es importante tener en cuenta que aún en un entorno más relajado, el momento de sentarse a trabajar debe mantener la seriedad y responsabilidad de siempre, como una forma de ayudarnos a dar marco a nuestro cerebro y no perder productividad como consecuencia de distracciones evitables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *