Blog

La escuela del mañana necesita de bases sólidas en tecnología

Siempre nos imaginamos el futuro como un lugar en el cual los edificios se encuentran arriba de las nubes, las personas se mueven en autos que vuelan y contamos con robots que nos ayudan en todas nuestras tareas cotidianas. Sin embargo, ya hace 20 años que comenzó el Siglo XXI, y todas innovaciones siguen siendo la fantasía de escritores de ciencia ficción.

Sin embargo, eso no significa que no hayan habido inventos que nos cambiaron la manera en la cual realizamos nuestro día a día; después de todo, Internet nos brinda la posibilidad de acceder a información de manera inmediata, contamos con la posibilidad de ver series, películas o de escuchar catálogos inmensos de música con apenas un click, y el teléfono que tenemos en nuestro bolsillo es una computadora más rápida que la que la NASA utilizó para todo el programa Apollo.

Sí, el futuro llegó de una manera que no nos esperábamos, y nuestra cotidianeidad cambió de manera s que no esperábamos. El contacto con las personas, mediante apps o tecnologías de la comunicación, es casi instantánea sea cual sea el lugar del mundo en donde se esté. Incluso han aparecido trabajos nuevos que no requieren más que una conexión de red y una computadora, fomentando aún más la cultura del teletrabajo.

Los diarios ya no necesitan el soporte papel, el televisor se convirtió en un centro de entretenimiento multimedia y podemos controlar nuestro ritmo cardíaco o cuantos pasos hicimos por día con tan solo mirar la pantalla de nuestro smartwatch. Pero, ¿es posible aplicar todos estas innovaciones en el ámbito educativo?

Ya desde hace unos años, la posibilidad de utilizar nuevas tecnologías en el ámbito educativo dejó de ser un sueño para convertirse en una realidad. La posibilidad de contar con redes eficientes, mantenidas por empresas como Tokman, es la garantía de que los alumnos van a poder acceder al contenido para realizar sus tareas sin ningún problema.

En tiempos en donde el exceso de información hace que la capacidad de retención sea mucho más baja, la nueva escuela busca maneras de enseñar en un nuevo mundo. Mediante el uso de plataformas educativas, material multimedia y las nuevas teorías de educación digital, de estima que el aprendizaje de las nuevas generaciones va a ser mucho más interactivo y dinámico que en las anteriores décadas.

La búsqueda no es sólo mejorar la manera en la cual las personas están recibiendo su información, sino también preparar al alumnado para poder elegir las carreras que están siendo más necesitadas. Se estima que en estos días no hay suficientes programadores o personas que se dedique a rubros relacionados con la tecnología de la información (algo que se puede leer más en https://tokman.com.ar/empresa-it/).

Lo que busca la escuela primaria y secundaria es comenzar a darle las herramientas necesarias para que el alumno pueda considerarla como una carrera en el día de mañana. Después de todo, la única manera en la cual se va a poder construir el futuro que soñábamos, es si tenemos personas capaces de llevarlo a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *