Blog

¿Ya es hora de cambiar tu auto? Te contamos cómo podés darte cuenta

Ahorraste, juntaste peso por peso y por fin pudiste comprar ese compañero de rutas que te lleva a cualquier lugar, que está con vos cuando vas a trabajar, cuando salís a pasear y hasta cuando decidís hacer un viaje de vacaciones.

Conoce a tu familia, a tus amigos, a tu pareja, también fue testigo de muchas situaciones y vivieron grandes aventuras juntos. Pero…como todo bien de consumo, tiene una vida útil determinada. Y por mucho que te cueste despegarte de él, quizás sea la hora de comenzar a pensar en cambiar de automóvil.

¿Cómo podés saber que llegó ese momento? Te contamos qué señales te da tu propio vehículo y cómo darte cuenta.

Arreglos frecuentes

Cuando las visitas al mecánico se tornan cada vez más habituales, si no arranca fácilmente, si el motor demora muchísimo tiempo en calentar es conveniente que empieces a pensar que lo mejor es cambiarlo.

Claro que los servicios de Gdf Automotores podrán solucionar cualquier desperfecto por pequeño o grande que sea, pero si falla permanentemente, es hora del recambio.

Mucho kilometraje

La vida útil de un automóvil ronda un promedio de 150 mil kilómetros y un coche que haya superado los 250 mil o los 300 mil kilómetros se encuentra ya en el final de sus recorridos.

No obstante, estos son números relativos, porque todo depende del cuidado que haya tenido por parte de sus dueños, del mantenimiento y de los posibles choques o siniestros que haya sufrido a lo largo de su historia.

Lo mejor es considerar cambiarlo entre los 60 mil y los 100 mil kilómetros andados, para no perder demasiado de su valor de venta y conseguir un buen dinero para adquirir uno más nuevo o 0 kilómetro.

Relación uso/antigüedad

Algunas personas usan el auto solo para llevar los chicos al cole o ir a trabajar en una distancia corta y otros hacen viajes larguísimos o se van de vacaciones a destinos lejanos.

Independientemente de la utilización, es recomendable cambiar el vehículo cada 3 o 5 años para que el valor no disminuya demasiado, principalmente si salen al mercado nuevas versiones del mismo modelo. Vendiéndolo en ese plazo, evitás la depreciación, teniendo la posibilidad de comprar uno nuevo de mayor costo y mejores prestaciones.

Atraso tecnológico

Los modelos más modernos tienen características tecnológicas y de seguridad que los anteriores no poseían ni siquiera de forma rudimentaria.

Frenos inteligentes cada vez más perfeccionados, paneles táctiles de control, softwares compatibles con teléfonos celulares y computadoras portátiles y conectores bluetooth son algunas de las prestaciones de los nuevos modelos.

Al cambiar el auto ganarás confort e invertirás en tu seguridad y la de tu familia.

Si ya te decidiste a renovar tu vehículo y querés hacerle una revisión o sacar abolladuras con sacabollos, ponete en contacto con tu taller mecánico de confianza. Ponelo a punto para venderlo a un costo mayor y comprar el automóvil de tus sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *